Si bien es cierto que a la hora de lavarse el cabello, algunas personas prefieren el agua más caliente, mientras que otras prefieren que esté más fría, de hecho, la temperatura ideal está entre los dos extremos, y lo mejor es lavarse el cabello con agua tibia.

¿Por qué agua tibia? Si el agua está demasiado fría, no eliminará el exceso de grasa, mientras que si está demasiado caliente, su cuero cabelludo puede reaccionar produciendo sebo extra. El agua tibia permite una limpieza eficiente sin agresión e irritación en los mechones y el cuero cabelludo.

¿Qué pasa con el enjuague? Una vez que te hayas lavado con agua tibia, es una buena idea usar agua fría para el enjuague final, ya que esto ayudará a cerrar la cutícula, dejando tu cabello con un aspecto más brillante ya que refleja mejor la luz.

Recuerda:

  • El cabello debe estar completamente mojado antes de aplicar el champú.
  • La cantidad de espuma que produce un champú no indica qué tan bueno es, simplemente cuánto agente espumante contiene el producto.
  • Aunque es bueno masajear el cuero cabelludo mientras te lavas el cabello, no utilices un movimiento circular de fregado para aplicar el champú, ya que solo enredará tus mechones y los atará en nudos. En su lugar, pase el producto a través del cabello entre los dedos y el pulgar, siempre desde la raíz hacia las puntas, ya que esto ayuda a cerrar la cutícula.

Si quieres tener un cabello más fuerte, brilloso e hidratado ¡sigue leyendo nuestros blogs semanales! Busca nuestro Shampoo Huichol Anticaída para detener la caída del cabello. Especializado en prevenir la alopecia.

¡Encuentra aquí tu distribuidor más cercano!

Leave a comment